Cómo integrar la iluminación LED en el salón

Cómo integrar la iluminación LED en el salón

Los expertos en decoración de interiores coinciden en que la iluminación LED es el presente y el futuro, y es por este motivo que aprender a integrarla de forma eficiente en las diferentes estancias de la casa es fundamental para garantizar una óptima decoración y mejorar la eficiencia energética en tu hogar. En este artículo te presentamos los mejores consejos y recomendaciones para integrar la iluminación LED en el salón.

Consejos para integrar la iluminación LED en el salón

Si te has dado cuenta de que pagas demasiado en la factura de la luz y además quieres hacer un cambio en la decoración de tu hogar, sin duda la iluminación LED es la mejor alternativa para lograrlo aportando un toque diferente a tu salón. La iluminación LED para el salón cuenta con muchas posibilidades diferentes que podrás aprovechar al máximo a nivel de estética y de eficiencia para potenciar tus espacios.

Lo primero que debes saber sobre este tipo de iluminación es que resulta mucho más eficiente a nivel económico a largo plazo, y que además es respetuosa con el medio ambiente. Del mismo modo, la tecnología LED te permite configurar las luces de tu salón de manera mucho más eficiente para conseguir resultados únicos.

Además, las bombillas LED para el salón suelen estar elaborados con diodos pequeños, no por filamentos ni por gases. De esta forma, como la potencia de la luz depende de los tipos de diodos y de su cantidad, la personalización de la iluminación es mucho más amplia.

Por otro lado, los plafones LED cuentan con diferentes temperaturas de color, con lo que te permitirán escoger entre luces frías, neutras y cálidas para tu salón. Por si esto fuera poco, la paleta de colores también puede ser modificada de forma sencilla.

Además, las bombillas LED no producen nada de calor, con lo que podrás tocarlas en tu salón después de muchas horas funcionando sin problemas. De esta manera integrar la iluminación LED en tu salón resulta sencillo, ya que tienes miles de opciones diferentes. Para encontrar bombillas y luminarias LED que se adapten a la perfección a tu tipo de salón te recomendamos revisar LamparaDirecta y tener en cuenta estos consejos para poder escoger de entre todas sus luminarias las que mejor se adapten a lo que necesitas para tu salón.

Existen como decimos muchos tipos de iluminaciones LED diferentes para tu salón, con características distintas, aunque los expertos recomiendan diferenciar siempre entre la iluminación directa y la iluminación indirecta.

La indirecta es un tipo de iluminación muy similar a la luz natural. Se trata de una luz que rebota en todo tipo de superficies, como las paredes o los techos, y se dispersa de forma difusa y menos directa, rellenando de forma eficiente los espacios en la sombra. Se trata a algo muy similar a lo que sucede por ejemplo en días sin sol, que la luz se dispersa por todo el espacio sin crear sombras ni contrastes.

Si tienes un salón moderno clásico, la iluminación indirecta puede ser interesante como luz de apoyo, para aportar armonía a una iluminación directa y mucho más potente, como podrían ser los focos LED de techo.

Para la iluminación indirecta recomendamos utilizar bombillas LED, tiras LED, plafones planos, focos en los armarios y estanterías o diodos independientes, si por ejemplo queremos iluminar estanterías de cristal. Las bombillas LED E14 son una gran alternativa si buscamos esconderlas, ya que son más pequeñas. Los plafones planos son ideales para ubicarlos encima de muebles o en las paredes.

Por otro lado encontramos la luz directa, que también debe integrarse de forma eficiente en el salón. Se trata de un tipo de luz que crea una iluminación directa en la zona que ilumina. Hablamos por ejemplo de las tiras LED que quedan a vista, de los focos o de las lámparas. Es un tipo de iluminación que se utiliza en las zonas principales de luz del salón para aportar protagonismo y diferenciar las distintas zonas: la zona de la mesa del comedor, la zona del sofá o la zona del sillón, por ejemplo.

En estos casos usamos luces como las bombillas E27 y E14, los plafones de pared y de techo, las lámparas de techo, las lámparas de pie, los proyectores de techo LED, los ojos de buey y otras luces específicas como las lámparas de cuadros o los LEDs que se integran en el suelo.

Además es importante tener en cuenta a la hora de integrar la iluminación LED en el salón, que este tipo de luminarias cuentan con muchas opciones de combinación diferentes. Por ejemplo, la iluminación perfecta mezclará luces directas y luces indirectas. Lo mejor es definir las zonas básicas del salón con luz directa y rellenar y equilibrar estas zonas usando luces indirectas. La iluminación LED es perfecta para lograrlo porque te permite ubicarla en todo tipo de superficies y esconderla en el espacio que prefieras, ya que no ocupa nada de sitio.

Del mismo modo, con la iluminación LED es posible escoger entre muchos plafones, bombillas, lámparas y tipos de luminarias diferentes a modo de luz principal, desde plafones que pueden ubicarse en el techo hasta bombillas LED de calidad que simulan ser luminarias de tungsteno, pero resultan mucho más eficientes.

Compártelo en tu red social: