10 errores que evitar a la hora de reformar tu vivienda

10 errores que evitar a la hora de reformar tu vivienda

Si estás pensando en reformar la vivienda es importante tener la certeza de que el proceso no será corto. Por regla general, una reforma suele durar bastante tiempo, por lo que es necesario afrontar el trámite con tiempo y planificarlo todo correctamente para obtener buenos resultados.

Para evitar problemas que puedan darnos más de un dolor de cabeza o provocar retrasos, es fundamental evitar los siguientes errores:

1- No saber lo que se quiere

Para evitar problemas, antes de ponernos manos a la obra con la reforma es fundamental tener claro qué es lo que queremos. Un error muy común es comenzar las obras y luego paralizarlas porque no se sabe lo que se busca. Por ese motivo, los expertos siempre recomiendan tener todo claro y una vez que se sabe que es lo que se quiere comenzar con el trabajo.

2- Gestionar la reforma uno mismo

El siguiente paso que debes hacer es contratar los servicios de profesionales. No intentes ahorrar en ese aspecto o podrás tener muchos problemas con la reforma. Si buscas profesionalidad, los arquitectos de ARKespai te darán los resultados que estás buscando. En ocasiones lo profesional no siempre tiene porque ser caro. De su mano podrás tener la seguridad de que la reforma saldrá perfecta.

En la medida de lo posible, evita contratar a empresas de dudosa calidad. Siempre apuesta por empresas que pongan a tu disposición a arquitectos y profesionales que garanticen en todo momento que los resultados son óptimos. Una empresa seria te dirá si tu proyecto es viable o debe tener algún cambio para que la reforma sea perfecta. Además, la empresa seguro que te dará una fecha máxima de finalización. Así sabrás que en X tiempo todo estará acabado y podrás volver a disfrutar de la vivienda reformada.

3- Intentarse saltar los trámites obligatorios

Con la ayuda de una empresa profesional como la que te hemos comentado, siempre tendrás la seguridad de que no te tendrás que preocupar del papeleo. En ocasiones lo complicado no es la propia obra, sino los trámites obligatorios.

Con la contratación de unos buenos arquitectos te podrás quitar más de un dolor de cabeza porque ellos se encargarán de todo. Nadie mejor que ellos para tener todo en orden y evitar problemas.

4- No solicitar presupuestos de la reforma

Para evitar dejar la obra a la mitad por falta de presupuesto, te recomiendo solicitar un presupuesto inicial y cerrado. Piensa que en ocasiones ese presupuesto puede incrementarse. Una vez que tenemos el presupuesto en las manos es el momento de evaluar si realmente podemos asumir el coste o no. Si tienes claro que no puedes pagar todo, no comiences la obra o modificarla. Una de las peores cosas que pueden suceder en una reforma es que todo quede a la mitad por falta de dinero.

5- Intentar hacer las cosas fáciles para ahorrar

No cometas el error de pensar que las cosas sencillas las puedes hacer tú y el resto de la empresa que has contratado. Ya que estás contratando a profesionales, haz que todo lo hagan ellos. No te compliques la vida porque lo más seguro es que el resultado no sea óptimo por querer ahorrar un poco de dinero. Siempre es mejor ahorrar un poco más y cuando se tiene dinero comenzar la reforma. Piensa que no lo vas a dejar igual que un profesional. Si no quieres que unas cosas queden bien y otras mal, evita hacer cosas. Incluso si eres un manitas seguro que se notará.

6- No solicitar licencias de obras

Con la ayuda de unos buenos arquitectos no tendrás problemas. Piensa que no informar al ayuntamiento que estás haciendo obras en casa puede ir acompañado de una multa importante. Por ese motivo siempre hay que solicitar una licencia de obras para evitar multas que engorden más el coste de la reforma.

Dependiendo del tipo de obra que vayas a realizar tendrás que solicitar un tipo de licencia u otra. Por ejemplo, las obras de pequeño calado se pueden realizar con tan solo solicitar una licencia de obra gratuita. En el caso de hacer obras importantes como cambio de la distribución de la vivienda o vas a tirar un tabique, entonces deberás solicitar una licencia de obras menor. Pero como hemos comentado, lo común es que esas licencias las solicite la propia empresa de reformas.

7- No mantener el presupuesto fijado

No manejar correctamente el presupuesto puede darnos más de un dolor de cabeza. Para evitar problemas, una vez que tienes en la mano el presupuesto evita que la empresa pueda salirse de ese precio. Si tienes dinero ahorrado no pasaría nada, pero si no tienes más dinero podrías ver comprometida el final de la obra. Siempre que puedas contratar a una empresa que te dé un presupuesto cerrado.

8- Exigir demasiada rapidez

Te puedo asegurar que a nadie le gustan las obras. Todo el mundo quiere que la obra finalice lo antes posible para disfrutar de la vivienda. Pero en ocasiones, sí se exige a la empresa demasiada rapidez, esa obra puede ir acompañada de errores graves. Para evitarlos, es importante que la obra se desarrolle de manera ágil, pero nunca con demasiadas prisas. El objetivo es que todo quede perfecto y así disfrutar de una buena reforma. Las prisas no son buenas consejeras, de aquí que haya que tener cuidado en ese aspectos.

9- No prestar atención a los detalles

Cuando la obra finalice, debes revisar todo para comprobar que está bien. No solo debes mirar los resultados a nivel general, es muy importante que te fijes en los detalles. En ocasiones los pequeños detalles pueden provocar que los resultados no sean los esperados.

10- Apuesta por seguridad

Para evitar problemas, es importante que exijas a la empresa que va a realizar la reforma que todos los trabajadores están asegurados. De esa manera te garantizarás de que ellos serán los responsables en caso de que suceda algo a un trabajador y no esté asegurado. Son pocas las empresas que se la juegan, pero es importante tener ese detalle en cuenta. Es importante guardar el documento para evitar problemas.

Compártelo en tu red social: