Mesas de centro

Mesa de centro negra

El sofá y la mesa de centro forman una pareja inseparable que es sin duda la auténtica protagonista dentro de cualquier salón. Alrededor de la zona de confort que se crea entre estos dos muebles es que pasamos la mayor parte del tiempo. En torno a ella es que gira nuestra vida social, ya que nos reunimos con la familia, los amigos o invitados, y en los momentos de soledad pasamos el tiempo viendo la televisión, leyendo e incluso trabajando.

Es por estas razones que siempre recomendamos elegir una mesa de centro para un salón, no importa lo reducido que sea su tamaño, aun así te puedes beneficiar de contar con una pieza como esta si la eliges de manera adecuada. Es muy difícil con la variedad de mesas de centro que hay hoy en día no encontrar alguna que se adapte a nuestras necesidades, solo hay que saber cómo empezar a buscar.

Mesa de centro de madera

Beneficios de una mesa de centro en el salón

Las mesas de centro también se conocen como mesas de café o mesas bajas, nombres que responden a sus características o funciones más comunes. Una mesa de centro puede ser utilizada dentro de un salón, en primer lugar como recurso decorativo, y más allá de eso en actividades de la vida cotidiana como reuniones, lecturas, comidas improvisadas, etc. Los diseños actuales también poseen como valor añadido espacios de almacenaje (cajones, puertas o baldas bajas) que permiten tener al alcance revistas, mandos a distancia o cualquier otro objeto que se utilice con frecuencia en el salón.

Mesas de centro de madera

Elegir la mesa de centro acorde al estilo decorativo

Resulta evidente que la mesa de centro no va a ser de las primeras piezas que se elijan para la decoración del salón. Por lo que dentro de los aspectos fundamentales a considerar para elegir dentro de la amplia gama de modelos que existen el mercado, se encuentra el estilo decorativo del resto del mobiliario y del salón de manera general. Así tendremos que pensar en primer lugar en los materiales y formas que mejor encajen con el estilo que predomine: moderno, clásico, rústico, minimalista, etc.

Mesas de centro originales

Elegir la mesa de centro en coordinación con el sofá

La mesa de centro también se debe coordinar con el sofá o los sofás, si se posee más de una pieza alrededor de ella en el salón. Es por eso que se recomienda siempre que se pueda que ambos elementos se elijan juntos, de manera que exista una armonía total entre ellos. Como regla inviolable debes tener en cuenta que la mesa de centro no supere la altura del sofá, ya que esto interferirá en la continuidad de la línea de visión. Para el caso de sofás altos y voluminosos, lo más recomendado entonces es que la mesa de centro sea un poco más baja que este, ya que demasiada altura puede hacer empequeñecer el salón. En los casos en que se necesita más altura para trabajar o cenar, entonces la opción puede ser recurrir a diseños con superficies extraíbles, que permiten transformarse fácilmente.

Otro elemento a tener en cuenta en la conjunción de la mesa con el sofá, es darle protagonismo a solo uno de los dos elementos, de manera que no compitan visualmente entre ellos. Cuando los sofás son de líneas rectas y colores neutros, se podrá elegir una mesa atrevida que atraiga todas las miradas, pero en el caso de que los sofás tengan suficiente vistosidad, se deberá optar entonces por una mesa de centro discreta que pase desapercibida en el conjunto.

Mesas de centro

Elegir el tamaño de la mesa de centro

Las composiciones de tamaño y forma de la mesa de centro van a estar en concordancia con el espacio disponible en el salón y el resto de los muebles que decoren la estancia. En cuanto al tamaño las opciones generalmente se reducen a tres: mesas pequeñas para salones reducidos, mesas grandes y mesas extensibles. Los extremos de la escala pueden resultar un total fracaso, ya que una mesa muy pequeña parecerá ridícula al lado del resto de los muebles, mientras que una desmesuradamente grande empequeñecerá todo el espacio visual. En este sentido un truco importante es elegir una mesa cuya longitud no sea inferior a la de la mitad del sofá principal.

Mesa de centro

Elegir la forma de la mesa de centro

La forma más común para estas mesas es la rectangular, ya que es la que mejor encaja con la forma y la distribución típica de los muebles, aunque también se puede elegir entre mesas redondas, cuadradas, triangulares, ovaladas, de forma hexagonal e incluso asimétrica. Para salones con sofás de tres plazas, distribuciones en forma de U, de L o en paralelo, lo más adecuado es una mesa rectangular. Mientras que en salones pequeños con sofás para dos, queda mucho mejor una mesa cuadrada o redonda.

Para los más atrevidos que buscan mesas de centro con diseños realmente diferenciadores, también es posible encontrar piezas que aunque no son propiamente mesas de centro, se pueden utilizar con este fin, tales como maletas, baúles, pufs, banquetas, palets transformados, etc.

Mesas de centro modernas

Colocar la mesa de centro en el salón

Una vez que hayas elegido la mesa de centro que se adapte a tus gustos, el espacio, el estilo predominante de tu salón y la distribución de los sofás, la tarea decorativa casi termina. Solo necesitas colocarla de manera que no se convierta en un obstáculo para la circulación. Para la separación del sofá lo más recomendado es dejar libres unos cuarenta o cincuenta centímetros de distancia, y de igual manera hay que considerar las otras piezas de mobiliario cercanas.

Ahora pasaremos a ver una selección de mesas de centro con diseños actuales, que resultan ideales para darle un toque de modernidad a cualquier salón. 

Compártelo en tu red social: