Decoración de salones de estilo oriental

Decoración de salones de estilo oriental

Si estás decidido a llevar un ambiente de paz y naturalidad en tu salón, quizás quieras detenerte un momento a conocer sobre la decoración oriental. Este estilo tan peculiar, a pesar de contar con una buena aceptación en el mundo occidental, no se ha desprendido aún de su herencia tan exótica y atractiva. Escenarios depurados, geometrías limpias y mucho orden sobretodo caracterizan este tipo de decoración.

En clara analogía, podríamos partir de la simpleza del minimalismo, excepto que esta vez, las normas orientales apuestan por la presencia de elementos naturales como el mimbre o el bambú para conseguir una atmósfera elegante pero a la vez cómoda, pausada y definitivamente natural.

En resumen, estamos asistiendo a un ambiente despejado, de poco volumen en sus mobiliarios, con colores que evocan la naturaleza asiática y poca manifestación de elementos decorativos. A continuación te mostramos las claves para lograr un salón al más puro estilo oriental.

Colores de salones de estilo oriental

Colores para un salón oriental

Para decorar un salón de esta manera, necesitaremos trasladar el universo oriental hacia nuestros espacios, y en este sentido los colores aportan en gran medida. La clave está en la sutileza de las tonalidades, pues debemos abandonar toda excentricidad o color que resulte demasiado llamativo. El blanco, el verde, beige o el marrón en variantes apagadas, nos ayudarán a manifestar el clima templado de los países asiáticos.

A su vez, estos colores serán fundamentales en nuestro propósito de lograr un ambiente sosegado y diáfano. Si prefieres añadir una pizca extra de ambiente, puedes apoyarte en diseños exclusivos de vinilos que recreen el estilo de pintura oriental, o complementar con otros colores como el dorado, el rojo o el anaranjado para componer las superficies.

En el caso de la iluminación, es vital que priorices la entrada de luz natural con colores que sepan aprovecharla y que realcen el efecto, por eso hablábamos del blanco y los colores neutros. Los muebles no podrán impedir o estorbar el paso de la luz, y para la noche necesitarás colocar luces blancas que iluminen y realcen la intensión de intimidad. El papel de arroz para las lámparas es ideal si queremos conseguir un estado de calidez.

Muebles de estilo oriental para el salón

Muebles de estilo oriental

En el estilo oriental todos los muebles se ubican a ras del suelo. Por lo tanto, nada mejor que hacernos con una mesa sencilla, de alguna madera como el bambú o el cerezo preferiblemente y que sea lo más baja posible, incluso puede no poseer patas. Las sillas quedan desterradas de este tipo de decoración. En su lugar, podremos hacer uso de los típicos Zafus, consistentes en unos cojines pequeños donde las personas suelen sentarse a comer. Para el suelo, es mejor utilizar madera o parquet con colores naturales.

El sofá es otra de las víctimas en la decoración oriental. En su reemplazo aparecen los futones, que no son más que camas tradicionales japonesas cuya funcionalidad es tal que permiten plegarse para fungir como asiento durante el día y expandirse como camas en el horario de la noche.

Además de todo lo anterior, es importante que preveas un ambiente relajado y funcional, sin recargarlo demasiado y optando siempre por líneas rectas en todo el mobiliario. En cuanto a los materiales más utilizados podemos encontrar la piedra, la madera de cedro o el bambú. La seda a su vez, se utiliza en casi todas las confecciones textiles del salón.

Suelos de salones de estilo oriental

Vida en el suelo

Como mencionábamos anteriormente, el suelo es uno de los grandes protagonistas en el ambiente asiático y con él la presencia de muebles a baja altura. Esto puede traer una ligera incomodidad al principio, sobre todo si no estás acostumbrado y necesitas tiempo para adaptarte. No obstante, la flexibilidad que te brinda la decoración oriental permite mezclar un poco de nuestras costumbres occidentales, como veremos a continuación.

Con un poco de imaginación y paciencia puedes conseguir una composición encantadora que incluya elementos orientales con otras tendencias ajenas. Por ejemplo, si no te agrada la idea de sentarte en el piso para comer, puedes adquirir unas sillas pequeñas que correspondan a la altura de la mesa, o disponer de un sofá cuyas líneas sean tan rectas y sencillas que no interrumpan la armonía del diseño.

Si necesitas obligadamente contar un diván o estante en la habitación, puedes optar por diseños modulares y cubistas que alberguen algún que otro accesorio oriental. El televisor, también podrá ser colgado en la pared o combinar una chimenea con una mesa baja y varios cojines alrededor. Recuerda que lo más importante es respetar el equilibrio visual.

Accesorios de salones de estilo oriental

Accesorios de estilo oriental

En la cultura oriental, suele emplearse el concepto del Yin Yang para recrear la dualidad de los elementos en la naturaleza, y el mundo de la decoración no escapa a esta tradición milenaria. Emplea estos contrastes en tu salón a través de accesorios de piedra con la presencia del papel de arroz, o utiliza muebles de madera envejecida con otros de acabado brillante. La seda y el mimbre son dos contrapuestos que te servirán igual para lograr este efecto.

Con respecto al diseño y composición de los ornamentos no existen grandes sorpresas. Los elementos decorativos siguen la línea de la sencillez que se ha venido implementando en el mobiliario y las paredes. Biombos, fuentes, jarrones de cerámica y alguna que otra escultura de dragones o samuráis vendrán a la perfección en la decoración de tu salón. Muchas personas se decantan por adquirir un típico gong o una catana para la pared, y luego adornan con flores de cerezo tan características en el paisaje asiático.

Las plantas también son bienvenidas si colocas un pequeño y vistoso bonsái. En el caso de las alfombras se imponen los tradicionales tatamis o esteras japonesas. 

Compártelo en tu red social: