Cortinas para el salón

Cortinas para el salón

En la decoración de un salón todos los detalles son importantes y en consecuencia se les debe prestar la misma atención, no importa su tamaño o protagonismo dentro del espacio. Las cortinas son complementos que tienen una función bien determinada, que es la de cubrir las ventanas para impedir el paso de la luz o limitar la visibilidad desde el exterior. Independientemente de su utilidad, su estética las ha convertido también en importantes elementos decorativos, por lo que una elección desacertada puede dar al traste con toda la decoración del espacio.

Combinar funcionalidad y estética en los textiles no es siempre sencillo, se hace necesario mirar más allá del color y del estilo de tu agrado. Es por eso que en este artículo te brindamos algunas pautas que te serán muy útiles en la elección de las cortinas adecuadas para un salón.

Cortinas para regular la entrada de luz

Cortinas que permitan la entrada de luz

Dentro de los aspectos que te ayudarán a decidirte por un tipo de cortina u otro, se encuentra la intensidad de luz que recibe el salón durante el día. En función de la cantidad de luz natural que se desea que inunde el interior, es que se deben elegir en primer lugar el grosor y la textura del tejido de las cortinas.

La iluminación además de ser un atributo muy deseado en este tipo de espacios, puede favorecer las dimensiones visuales de un salón, así que lo más recomendado es decantarse por un tejido ligero como el lino, la seda o algodón. Si se desea obtener una mayor intimidad entonces las cortinas de tejidos tupidos o grueso serán las más indicadas.

Los visillos son un clásico para los salones y pertenecen al grupo de cortinas de telas muy livianas. No impiden totalmente la vista hacia el interior de la estancia, por lo que se pueden utilizar de manera independiente o como primer vestido de una ventana. En cambio las cortinas de caída también llamadas cortinones, suelen ser de tejidos gruesos y visiblemente más imponentes. Estas se pueden combinar con unos visillos finos y colocar hacia los lados cuando se desee dejar ingresar la luz en el salón.

Cortinas con aires más modernos

Cortinas con un toque más moderno

Pero no solo se dispone de las tradicionales cortinas de tela para vestir las ventanas de un salón, entre otras de las alternativas con aires más modernos se encuentran las cortinas venecianas y los estores. Ambas pueden resultar útiles cuando se quiere dosificar la entrada de luz del exterior, sin perder la intimidad. Como no recargan el espacio visualmente también son una opción muy recomendada para espacios reducidos o con una decoración minimalista, donde se apela a la simpleza de los elementos.

Cortinas salón

¿Cortinas clásicas o ligeramente modernas?

Y aquí es donde interviene otro aspecto que se debe considerar en este proceso creativo: el estilo decorativo del salón. En los salones clásicos de toques más modernos, se busca maximizar la funcionalidad, la luminosidad y la simpleza, por lo que entre las alternativas más acertadas se encuentran los estores, las venecianas de madera o PVC, o unas cortinas simples de lino o algodón. Los paneles japoneses son un tipo de estores muy utilizados en salones de inspiración minimalista o zen.

Los ambientes más clásicos en cambio muestran una preferencia marcada por las cortinas de telas, que generalmente son de tejidos pesados y vistosos, como el otomán o el terciopelo.

También es importante mencionar los colores de las cortinas, que aunque es una cuestión más de preferencia que otra cosa, es también muy influyente en el resultado final de la decoración. No se debe confundir darle vitalidad al salón con provocar una sensación de agobio. Este pensamiento debe regir la elección de los colores y estampados de las cortinas.

Fotos de cortinas

Últimos aspectos a considerar

Las barras de las cortinas a menudo se olvidan y forman parte del conjunto armonioso que se debe crear alrededor de ellas. Estas también se deben elegir acorde al resto de la decoración, siendo conveniente elegir por ejemplo, una barra de acero para una decoración moderna, una de madera para una clásica y una de hierro forjado para un estilo rústico.

Y por último tenemos que hablar de las dimensiones, que a veces falla de manera imperdonable porque se hace a “ojo”. Una vez tomadas las medidas exactas de la ventana para la que se están eligiendo las cortinas, hay que tener en cuenta una cierta holgura para que estas sobresalgan un poco, pero no demasiado. Si se trata de unas cortinas largas que adornan desde el techo hasta el piso, entonces solo se debe considerar el ancho de la ventana. 

Compártelo en tu red social: