Claves para la decoración de salones coloniales

Claves para la decoración de salones coloniales

Decorar nuestros hogares es siempre una aventura, en la que muchas personas buscan crear el sitio perfecto para su descanso y esparcimiento. Con este fin, seguimos tendencias que la dinámica social también impone en el campo de la decoración, tratando de ajustarnos a aquella que responde mejor a nuestras necesidades y gustos.

Existen muchísimos estilos decorativos para las habitaciones de nuestras casas, algunos más tradicionales y simples, otros más modernos y futuristas, pero todos con el objetivo de resultar agradables a la vista y útiles a nuestros propósitos.

Dentro de los distintos estilos que se pueden seguir en materia de decoración, encontramos este del que hablaremos en el artículo de hoy: el estilo colonial.

Materiales a utilizar

Lo principal en materia de materiales para crear un estilo colonial es buscar aquellos que contribuyan a transmitir una idea de naturalidad. Con este fin, la madera es el elemento perfecto para nuestros propósitos, por lo que debe ser la protagonista de nuestra decoración.

Para complementar su efecto, podemos utilizar el acero, la piedra o el vidrio templado, que también proporcionan ese toque natural a la vez que le añaden cierto aire moderno. Lo tradicional podemos dejarlo a cargo de algunos elementos decorativos hechos de mimbre, ratán o bambú.

Si quieres lograr un ambiente más exótico, puedes recurrir a la utilización de maderas como el wengué, teca, iroko o mindi, que le darán un tique exclusivo a tu diseño.

Decoración de salones coloniales

Colores recomendados

Como es lógico, los colores también deben tributar a esa sensación natural del estilo colonial. Los ideales serían todos aquellos que pertenezcan al espectro de los posibles colores de la naturaleza, que se asemejen lo más posible al tono de la madera.

Por esta razón, aquellos colores marrones y/u ocres le vienen como anillo al dedo a este tipo de decoración, sobre todo en combinación con colores neutros como el beige, el gris o el blanco, que entrarían a aportar cierta dosis de elegancia. 

Muebles y complementos decorativos

Debes incluir en tu salón aquellos muebles que ayuden a reforzar la idea de lo cásico y/o tradicional pero que también le aporten modernidad a la estancia. Asimismo, puedes valerte de alguna pieza propia de mobiliarios exteriores, como una hamaca o una butaca de jardín, que reforzarán la idea de naturalidad y amenizarán la estancia en general. Verás como estos muebles pueden lograr un efecto visual indescriptible.     

Para complementar el efecto de los muebles, puedes valerte de la utilización de distintos accesorios que combinan perfectamente con el estilo que estás buscando. Estos jugarán un rol importantísimo en tu salón, debido a que le proporcionarán un aspecto cálido, ameno y natural.

Salones coloniales

Los que mejor combinan con este estilo son aquellos elementos decorativos clásicos que encierren un poquito de historia. Sácale provecho a la mística de maletas clásicas, baúles, candelabros, alfombras y/o paneles de corte japonés o biombos que puedes utilizar para delimitar algunas áreas dentro de la habitación, o bien para marcar los límites del propio salón.   

Si le quieres añadir un toque de exotismo a tu sala de estar, utiliza complementos como marcos, cristales, lámparas de techo de nácar, adornos de cerámica, repisas o, simplemente, alguna que otra vela de aspecto peculiar. Asimismo, puedes hacerte de alguna fotografía o retrato en sepia que le proporcionará un aspecto más interesante a tu salón.

Otras alternativas podrían ser máscaras exóticas, típicas de algún país extranjero o de alguna cultura que nos sea ajena o el puf confeccionado a partir de pieles marroquíes. Los cuadros de aspecto enigmático y elegante también resultan una opción bien acertada. Todas estas ideas le podrán aportar el toque de color a tu habitación.

Texturas y formas

Como nuestro objetivo principal es simular un ambiente natural, debemos utilizar texturas que contribuyan a reforzar esta idea. Con este fin, el lino, la rafia y el algodón son telas ideales para nuestro ambiente. Su condición de fibras naturales le imprime un sello de frescura a la sala de estar y resultan muy agradables al tacto.

Colores de salones coloniales

Intenta escoger fibras naturales también para tus sillas y fundas. En este sentido te recomendamos utilizar el yute, las cañas de bambú o el ratán, materiales que también serían los indicados para las alfombras. Trata de que estas últimas posean abundante pelo o flecos de gran longitud y bien tupidos. Otra alternativa para la alfombra es hacerte una hecha de bambú, proporcionará un exotismo deslumbrante.

Otros complementos estrella podrían ser los cojines de nuestros muebles. Para ellos deberías escoger tejidos naturales y con diseños bien cálidos. Por esta misma línea debería moverse la selección de las cortinas. Todos estos detalles aligerarán el aspecto de los muebles y le imprimirán al salón un toque añejo y melancólico.

Si deseas, puedes ampliar el espectro de los tejidos a utilizar, para aportar mayor variedad a la pieza. Te recomendamos aquellos que imiten las distintas pieles que existen, como el cuero o el ante. Aquellas que simulen pieles de animales como la de serpiente o la de cocodrilo también resultarían muy útiles para el aspecto exótico del salón.

Hasta aquí algunos consejitos sobre los salones coloniales. Esperamos que te hayan resultado útiles y que te animes a probar en tu casa la apariencia de la decoración colonial. De seguro no te arrepentirás.

Compártelo en tu red social: