Claves para decorar un salón pequeño

Claves para decorar un salón pequeño

Decorar un salón pequeño puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza, sobre todo si no somos capaces de ubicar acertadamente en él todos los elementos decorativos, ya sean con fines meramente estéticos o también de utilidad, como es el caso del mobiliario.

La cantidad de metros de un espacio no varía al decorar, pero siguiendo una serie de pautas o claves podemos recrear ambientes que parecen mayores de lo que realmente son. Asimismo, muchos consejos nos ayudan a que nuestro salón pequeño quede perfectamente decorado, luciendo agradable a la vista de todos y plenamente funcional a nuestras necesidades.

Pragmatismo

Lo primero al decorar un salón pequeño es el pragmatismo y la racionalidad.

Debemos ser conscientes del espacio real con el que contamos y en consecuencia no podemos pretender colocar más mobiliario y objetos de los que realmente caben. Por tanto, si piensas colocar un inmenso sofá, sillones amplios u otros artefactos de gran tamaño, olvídalo y parte de la realidad.

Prioriza lo funcional

A partir de lo anterior, cuando escojas lo que consideras no debe faltar en tu salón pequeño, prioriza los muebles u objetos multifuncionales, esto es, que puedan servirte para variados fines o satisfacer cada uno más de una necesidad frecuente.

Como ejemplos ilustrativos podemos mencionar las mesas con cajones o gavetas, estanterías definidoras de espacios, y pufs o sofás con espacios para almacenaje.

Algo importantísimo relacionado con todo esto es la utilización del espacio en vertical. Nos permite disponer más cosas en ambientes reducidos, con el consecuente aprovechamiento de las mismas.  

Color

El color es esencial en los espacios reducidos. Por ello los que elijas para tu salón, si es que a tono con lo lógico y funcional quieres dar una sensación de mayor amplitud, deben ser de tonos neutros y claros, y nunca vivos, leemos en www.sofasacoruña.com. No obstante, si te gusta mucho el color llamativo, puedes optar por concentrarlo todo en una misma pared.

Buenas prácticas son además pintar en blancos o tonos crudos los muros, escoger para el suelo muebles o decoraciones en maderas claras y preferenciar los tonos suaves en los conjuntos voluminosos como la alfombra, el mueble de la televisión, sofá, entre otros.

Dispositivos tecnológicos

A propósito que hablamos de la TV, los dispositivos tecnológicos tan frecuentes en los salones contemporáneos debemos tratar de que sean inalámbricos.

Lo ideal es tener en el salón la menor cantidad de tecnología posible, pero de aquello que no queramos prescindir, si hay posibilidad de adquirirlo con poco o ningún cable, mejor.

Igualmente, considera que con un plasma moderno, si te lo puedes permitir, tienes las mismas funcionalidades para las que antes requerirías quizás de tres o cuatro dispositivos.

Luz

Podíamos haberla analizado junto con el color por la relación que guardan entre ellos, pero quisimos reservarla para su propio apartado, porque en sí misma es un elemento clave.

La luz puede definir el espacio, al menos desde el punto de vista sensorial. Por tanto, para nuestro salón pequeño lo más recomendable es potenciar una buena iluminación. Dará una sensación de mayor amplitud, al tiempo que nos será útil para las disímiles tareas que hacemos en esa parte de la casa.

Buenas claves en este sentido son aprovechar la luz natural, para lo que no taparemos ventanales con muebles ni sofás, sino con cortinas o paneles; evitar las lámparas colgantes o las muy grandes de pie; y utilizar luces auxiliares en apliques y, si la lámpara no es excesivamente grande, en una mesita.

Asientos y mesitas

En un salón pequeño, como dijimos al inicio, el mobiliario no puede ser excesivo. Por tanto, se recomienda un solo sofá, con capacidad cuando más para tres personas, y no sofás en L.

Asimismo, la mesa central no es una obligación, y unas mesitas pequeñas, auxiliares, pueden funcionar mejor y lucir bien desde el punto de vista decorativo.

Esto, y las anteriores claves, verán cómo ayuda a que decorar un salón pequeño no sea nada harto complicado y sí una experiencia a disfrutar.

Compártelo en tu red social: